jueves, 11 de febrero de 2016

LAS CINCO TRANSFORMACIONES. "INVIERNO"

Las cinco transformaciones se producen por los movimientos que se generan en la naturaleza transitando las estaciones. Cada estación demanda un mayor esfuerzo a terrenos y sistemas fisiológicos concretos, nos facilita una tendencia emocional en particular y nos ofrece alimentos propicios para mantener una mejor salud.

Espero que las explicaciones y propuestas de este articulo te sirvan de apoyo para que camines en la transformación constante que la vida te ofrece.
Mucha luz.
Javier Durán



INVIERNO: LA ENERGÍA QUE INICIA LA ACCIÓN 
Febrero, 2016

Comienza la apertura. Finalizan la sequedad y la tristeza. Llegan aguas y los días se alargan al aumentar las horas de luz solar, iniciándose un nuevo ciclo de vida.
Comienza la expansión desde el interior. La energía situada en la raíz de las plantas ha finalizado su descenso y retiene el agua para iniciar el nuevo ascenso que florecerá en la siguiente estación. La tradición china interpreta que el movimiento “agua-invierno” ocupa en la dinámica de los seres vivos el “reino de la actividad de la vida”, de forma que una tendencia de debilidad en su energía es sinónimo de una “deficiente actividad de la vida” o una deficiente valentía, que -a su vez- es sinónimo del miedo.
Esta energía sutil del elemento agua se encuentra en lo más profundo de ti, se acabó el descenso. Y es metafóricamente el lugar del resurgimiento en el ave fénix que todos llevamos dentro. Es el espacio vital en el que se esconden tanto tus miedos como tu valentía para caminar siendo consciente de esos miedos. Es la conexión vital que contiene la información de tu “cielo anterior” que contiene tu inconsciente, los registros de tu karma y vidas pasadas, y tu genética heredada. Es el espacio vital que ocupa la información de las sensaciones como gestante, lactante, niño y adolescente. Es todo aquello que te condiciona de forma autónoma y que requiere la atención necesaria para ser gestionado.
Dice Lao Tse que “el mejor de los hombres es como el agua; el agua beneficia a todas las cosas y no excluye a ninguna, se coloca en todos los lugares que otros desdeñan y se acerca así al tao”. Según tu propio estado de Conciencia determinarás tus intenciones, y las lograrás según la fuerza de “tu propia agua”: es el camino que quieres recorrer hacia tu propio destino. Esa determinación requiere de la valentía necesaria para dirigir tu vida hacia tus ideales, siendo ecuánime entre tus capacidades y tus acciones, entre sus propios criterios y los ajenos. Hablamos de una valentía consciente y en equilibrio.
El invierno es un momento crucial en el que fallece lo antiguo y se gesta lo nuevo, representa la oportunidad que te ofrece esta singular vida cohesionada con nuestro planeta, y que -al igual que sucede en toda la naturaleza- nutres lo más profundo, la raíz, para germinar nuevas energías en una renovada vitalidad física y sutil, en los nuevos proyectos, en la mejora de tu camino. Llegará la primavera, y deberás mirar que hiciste en el invierno para comprender los porqués. Pero solo es una oportunidad, aplicarlo depende de ti.
Es un buen momento para que recibas aquellas terapias que te faciliten el “reencuentro con lo no resuelto” y te aporten herramientas activas para que sanes lo que estaba bloqueando tu redención.
En Sinergia Humana vinculo el elemento invierno-agua con Muladhara (primer chakra)  y Svadhisthana (segundo chakra). Muladhara es la base, la raíz que contiene todo lo que será, como es la gestación, frágil y poderosa al mismo tiempo. Y Svadhisthana el perfil que presentas al mundo, la adolescencia, con su afán de ser reconocido y su vergüenza fruto de la inseguridad.
Si de alguna forma te predomina la intersección asociada a Muladhara sufrirás más los rigores del Invierno, y se te acentuarán el friolerismo, los miedos y fobias, las molestias lumbares y osteo articulares en general, una mayor frecuencia urinaria, así como una cierta cronicidad en la debilidad inmune con gripes y resfriados frecuentes.
Los alimentos propios de la estación, así como un consumo habitual de legumbre azuki, de trigo sarraceno y de algas, cafés de malta, infusiones de grosellero negro, enebro y tomillo, así como los extractos de auténtico ginseng coreano Ill wa o similar, pueden generarte bienestar. Y, por supuesto, los complementos propios de aquellos padecimientos que te acompañan, destacando la oligoterapia asociada de alimentos ricos en cobre, oro y plata, reguladora de la diátesis IV (conjunto de síntomas) según la escuela francesa, y que coincide con esta intersección de  Muladhara.
Es importante que armonices las tendencias emocionales asociadas, o como digo en Sinergia Humana “redimir las desarmonías”, ya que son interdependientes con las tendencias del comportamiento fisiológico, de forma que un estrés no gestionado y prolongado acentúa tus padecimientos físicos, una fobia no resuelta desde la capacidad redentora de la Conciencia también acentuarán tus padecimientos físicos, y también los conflictos no resueltos y que arrastres desde tu infancia o/y tu adolescencia y que te produjeron inferioridad.  
¡Armonizate!

Mucha Luz para tu camino.
Javier Durán






OTOÑO: CAMINA HACIA LO PROFUNDO
Octubre de 2015

Caen las hojas. El crecimiento de las plantas se produce en sus raíces que son nutridas por los elementos y la energía que está en las piedras, en el subsuelo, en lo profundo.
El otoño actúa como un revulsivo natural porque la naturaleza se prepara para la dureza del invierno. Este proceso repercute en tu organismo y favorece sensaciones como el cansancio, el desánimo y la tristeza, máxime si te afecta la disminución de la intensidad y la duración de la luz solar. Te repercute aunque te creas ajeno a los tránsitos estacionales, ya que en toda la naturaleza -de la que eres parte- es momento de retracción, de ir hacia dentro, de caminar hacia lo profundo.
Vives una cualidad cuando caminas hacia lo profundo de tu naturaleza humana: la introspección. Esta, que también es una actitud emocional, tiene “mala fama”. Pero debes comprender que en la introspección encuentras tu “serenidad consciente” como expresión o actitud favorable, evolucionada. En cambio, si lo que vives es una actitud depresiva estaríamos hablamos de que estás en un estado de introversión, un estado desfavorable.
Una correcta introspección es necesaria para que logres una consciente capacidad de trabajo y una serena valentía. No hay violencia, y si hay acción consciente, o como dice el Tao: una serenidad gozosa. Sin introspección no hay paz, eso lo sabes bien si practicas la meditación.

El yoga es una práctica que refuerza la atención consciente en cada una de sus asanas, y te aporta el equilibrio necesario para profundizar en la meditación. El estado que puedes alcanzar tras una sesión bien dirigida y bien aplicada por ti es el de la serenidad gozosa, sonriente.

Según "Sinergia Humana" el otoño está especialmente vinculado con Vishuddha (quinto chakra), que tiene como máxima virtud "el Entendimiento que está más allá de las apariencias y propicia la palabra Sagrada". La introspección es fundamental para que alcances -aunque sea un poco- ese entendimiento, y para hablar desde la serenidad sin que caigas en el descrédito, en la crítica dañina y en los cotilleos conscientes o inconscientes a los que tanta prensa rosa y redes sociales nos incitan.
Estos días en los que te puede apetecer la mesa camilla y estar en casa, son ideales para darte un ratito diario en el que contemples conscientemente y profundices más allá de las apariencias en aquellos conflictos que estás resolviendo y en los que tienes pendientes de resolver, de sentirte libre de los argumentos que te tienen bloqueado y liberarte de tantas razones de peso que te impiden seguir tu camino, y no el de tu ego ofendido o frustrado. No es entristecerte, es “medita para ser feliz, porque la alegría surgirá desde tu interior si eres consciente de tus intenciones y las ajustas a tu Conciencia”.
Es cierto que en otoño se pueden incrementar los sentimientos de tristeza, ya que se pueden agudizar tus recuerdos y las experiencias difíciles que hayas vivido. La tristeza si es básica no es negativa, ya que es una oportunidad para contemplar y resolver, por lo que la conviertes en inicio en el camino de la introspección. Cuando trabajamos la Sinergia en consulta comprobamos, la persona afectada y yo, que estos pasos suelen llevar a rescatar el timón de la vida, con un nuevo brío y sereno entusiasmo.
Si tu tristeza contiene signos más profundos y has probado distintas terapias sin resultado, hay que profundizar en los desequilibrios, restablecer y mantener tus ejes fisiológicos debilitados y realinear tu emoción y tu Conciencia con un plan de sesiones de armonización.

Si tienes una ligera tendencia a la tristeza que no te inhabilita para tus quehaceres diarios puedes mejorar tu estado de salud por medio de la alimentación, valorando que:

-Si la leve tristeza es crónica y siempre tienes poca energía, te beneficiará el consumo de mijo, trigo sarraceno, jengibre, cebolla, vegetales rojos, uva, albaricoque, perejil, nueces y si no sufres hipertensión, las infusiones de romero, regaliz y tomillo.
-Si la leve tristeza es melancólica, que permanece desde un trauma que cuesta superar y te sientes con cierta inquietud en el cuerpo y en el sueño, cierta fatiga y te afecta el frío, lloras y te irritas con cierta facilidad, te beneficiará el consumo de arroz integral, maíz, mijo, salvado de trigo, higo, papaya, manzana, apio, calabaza, perejil, y los macrobióticos alga kombu, shitake, azuki y tofu. También puedes tomar infusiones de angélica, nogal, espino blanco, y puedes añadir regaliz si no sufres hipertensión.
-Si la leve tristeza no puedes expresarla como la sientes y eso te lleva a sentir frecuentemente una leve agitación, alterada distracción, agobio en la garganta y enrojecimiento en la cara, y a veces estando a solas sientes cierta melancolía, te beneficiará el consumo de mijo, cebada, sésamo negro, germen y salvado de trigo, pera, caqui, higo, limón, las verduras redondas de raíz, tomate, germinados, perejil, menta, shitake y tofu. Infusión de un buen te verde añadiéndole  malvavisco, salvia y sauce.
Estas recomendaciones no sustituyen ningún tratamiento que estés tomando, y –en todo caso- consulta su conveniencia o no.

Posiblemente sabrás que desde mi perspectiva de Sinergia Humana, siempre es necesario armonizar las tendencias de comportamiento fisiológico, la conducta emocional y la Conciencia; ya que son interdependientes. Cuando estas tendencias se agudizan en otoño -lo que significa que tienen cierta importancia en la Sinergia personal- es importante “redimir las desarmonías en la intersección que defino como Vp5 y que puede ser una gran aliada en el camino de la evolución personal

¡Mucha Luz para tu camino!

Javier Durán


TIERRA: ELEMENTO CENTRAL EN EL CICLO DE LAS MUTACIONES.
Septiembre de 2015.

Comienzo a escribir este artículo cuando está finalizando una estación de la que poco se habla y que es central en el ciclo de las mutaciones según la antigua tradición china. Se define igual que el elemento con el que se la relaciona: Tierra. Tierra como centro de vida y de la nutrición humana, abarca entre el final del verano y los inicios del otoño, o periodo de recolección. Aunque este elemento se da en los días finales de cada estación, es muy perceptible al final del verano y más extenso, ya que invade los primeros días del Otoño hasta que finaliza el popular "veranillo del membrillo" y comienzan a prevalecer las hojas anaranjadas y los árboles deshojados. Tierra, como estación, es el tránsito adaptativo entre Yang-Calor y Yin-Frío; nos prepara para vivir un Otoño estable y fructífero en su propósito de llegar al punto más profundo en el que gestar un nuevo ciclo de vida que se inicia en el invierno.
Quedan pocos días para que finalice. Y en éstos te invito a que:
OBSERVES COMO DIGIERES los alimentos y las experiencias. Si hay problemas digestivos es un momento importante para tomar medidas al respecto, e investigar si su procedencia es fisiológica o emocional.
MEDITES sobre como gestionas las cosas que más te preocupan, contemplándolas con serenidad y siendo consciente de si algunas te producen ansiedad o/y cierta obsesión. Contempla cuales son tus intenciones y tus decisiones sobre esos asuntos que más te desajustan y pide ayuda si fuera necesario.
INCORPORA EN TU DIETA HABITUAL los alimentos ecológicos recientemente recolectados lo más cerca posible de tu comarca.
Además consume Centeno y Mijo como los cereales más frecuentes durante estos días.
Hazte infusiones de Malvavisco o de Malva, ambas facilitan el tránsito intestinal y la expulsión de mucosidades si lo necesitas, ya que el sistema respiratorio y el intestino grueso deben llegar al Otoño en las condiciones más óptimas que sea posible.
Y evita las harinas y azúcares refinados.

¡Mucha Luz para tu Camino!
Javier Durán

No hay comentarios:

Publicar un comentario