miércoles, 15 de febrero de 2017

ARMONIZACION

Casi veinte años armonizando me ha demostrado que las sensaciones y los resultados están más allá de la comprensión de los fenómenos. Y también me ha demostrado que, si una sesión es beneficiosa por si misma cuando la persona está receptiva, recibirla con la asiduidad adecuada incrementa su eficacia estabilizando las capacidades personales y facilitando el encuentro consciente con nuevos estados de conciencia más evolucionados.  

Cuando armonizas te dispones a acoger sin juzgar, a escuchar, a empatizar con la dificultad del otro, a descubrir sus cualidades, a motivar y a sugerir nuevas perspectivas -según sea su potencial-  para que encuentre su propia fuerza interior con la que resurgir de los conflictos que hasta ese momento le tenían bloquead@ o con la que descubrir aspectos más lumínicos de si mism@.

Y ¿cómo lo vives?

Tumbad@ y arropad@ en la camilla, con cuarzos sobre algunos chakras, oliendo a incienso mezclado con esencias que se han rociado sobre el cuerpo, los ojos cerrados para abrir el ojo interno…

Sientes la vibración de sonidos tan mágicos y particulares como los que producen los cuencos tibetanos y los de cuarzo, y los mantras cantados o recitados -que son como una canción de cuna para el alma- te sumergen en una paz que traspasa el cuerpo y te disponen a silenciar el agobiado discurso mental.

La energía universal transita y llega a las manos del armonizador, conectando con tu propia energía y favoreciendo el reencuentro con tu maestro interno y su poder, el que incrementa las cualidades que te pertenecen por naturaleza.

Atiendes una relajación guiada y escuchas integrando la experiencia de una meditación especialmente elaborada para ti, con la que reconduces tus conflictos desde tu espacio de clara Luz, lo más cerca posible de tu cielo interno.

Solo esto es lo que te puedo decir sobre lo que sucede en una armonización, porque lo más importante no se puede explicar, sucede en ti, más allá...

Mucha Luz para ti.
Javier Durán




4 comentarios:

  1. Recibo armonizacion periódicamente (cada mes y medio o dos meses)puedo decir que es una experiencia que me ayuda a mejorar sobre todo la relación conmigo misma, no se puede explicar, hay que vivirlo y ser constante para evidenciarlo. Este extracto del escrito de Javier es bastante cercano a lo que es mi experiencia con la armonización "...Sientes la vibración de sonidos tan mágicos y particulares como los que producen los cuencos tibetanos y los de cuarzo, y los mantras cantados o recitados -que son como una canción de cuna para el alma- te sumergen en una paz que traspasa el cuerpo y te disponen a silenciar el agobiado discurso mental.....
    Es lo que sucede en una armonización, porque lo más importante no se puede explicar, sucede en ti, más allá..."
    Esta todo dicho, no cabe decir más

    ResponderEliminar
  2. Doy fe de las ventajas que conllevan
    La armonizacion que hace javier.
    Y mas si tienes erramientas para aprobecharla al maximo dia a dia desde el ser.
    Una puerta a la evolucion personal

    ResponderEliminar
  3. Rosa María Cano24 de mayo de 2017, 4:15

    Manuscrito entregado por ROSA MARIA CANO.
    23 de Mayo de 2017

    Hola amigos!

    Voy a intentar expresar con palabras, lo que siento al recibir una armonización.

    El cuerpo es muy sabio y cuando está bloqueado te da un aviso, se queja y te hace sentir mal, para que le prestes atención.

    En ese preciso instante es cuando hay que pedir ayuda.

    Para mí la Armonización es una herramienta fenomenal, es una puesta a punto, es relajar, centrar y equilibrar todo mi cuerpo, para continuar con fuerza y energía renovada mi rutina diaria.

    Además, me ayuda a conocerme cada vez mejor, a saber cómo debo actuar ante los contratiempos que se me presentan, y lo más importante: a sentirme en armonía conmigo misma, permitiéndome acercarme cada día un poco más, a mi ser interior, mi poder, mi esencia… (eso que tenemos tan escondido). En definitiva, avanzar pasito a pasito en mi trabajo personal.

    La Armonización que hace Javier te transporta a un estado de paz y plenitud, que te deja como nueva. Se crea un clima mágico, gracias a su dulce voz (llevándote hacia una meditación tranquila y serena) acompañado por el impresionante sonido de los cuencos tibetanos (que te envuelven y te llevan a otra dimensión). Desde ese lugar puedes contemplar tu realidad y a ti misma, y desde allí observarlo todo con un poco de distancia. Y a partir de ese momento, tomas conciencia de que tus problemas están ahí, pero no desesperas por ellos, sino todo lo contrario, se abre en tu mente una serie de vías alternativas para atajarlos e ir solucionándolos.

    Cada día me doy más cuenta de que el poder está dentro de mí, y que yo y sólo yo tengo la llave para solucionar mis conflictos personales, y gracias a las Armonizaciones, y a la ayuda desinteresada de Javier durante estos años, hoy en día he tomado las riendas de mi vida.

    Un fuerte abrazo para todos y mucha Luz.

    ResponderEliminar
  4. Sencillamente maravilloso.
    Te has explicado como los ángeles.

    ResponderEliminar