lunes, 15 de febrero de 2016

EL YOGA QUE PRACTICAMOS EN YENTDA


LA ESCUCHA DEL YOGA

En el silencio aprendo a escuchar.

Y en la quietud de la postura mi cuerpo me habla: las articulaciones me dicen que sea más flexible; músculos, tendones y ligamentos me susurran: estira - contrae, yin - yang. La fuerza y la suavidad actuando al unísono.

Observo, tomo consciencia, sigo escuchando.

Percibo la entrada y la salida del aire en mí de una manera agitada. Pero a medida que avanza la clase la respiración se torna calmada y serena, expandiéndose por todo mi cuerpo, sintiendo su efecto sobre mi mente cada vez más relajada.

Observo, tomo consciencia, sigo escuchando.

Aparecen las emociones y noto como su energía envuelve mi cuerpo, agitándolo o relajándolo.

Observo, tomo consciencia, sigo escuchando.

Me doy cuenta que mi atención no está en la postura, mis pensamientos me han llevado lejos y me digo cariñosamente “aquí y ahora, vuelve”, y manteniendo mi atención en las sensaciones del cuerpo comienzo a fluir con la respiración.

Observo, tomo consciencia, sigo escuchando.

En este estado sereno, surge en mí el agradecimiento hacia mi maestra de yoga y hacia todos los maestros de los que aprendí y sigo aprendiendo. Los tengo presente.

Observo, tomo consciencia, sigo escuchando.

Siento cuerpo, respiración, emoción y pensamiento fluyendo en el momento presente, conectándome con algo más profundo.

Observo, tomo consciencia, sigo escuchando.

Percibo el estado unificado del “yoga”, todas las partes en mí actuando al unísono, disolviéndome en la totalidad del universo.

Y en completa hermandad con todos los seres. 

Expando y comparto.

Mª Carmen Oliva.

Yentda



"Amabilidad"
Sinónimos:
Cordialidad
Gentileza
Afabilidad
Cortesía
Dulzura

La actitud amorosa de la amabilidad va más allá del mundo de las formas. A través de ella desarrollamos sensibilidad hacia el otro.
Cuando practicas la amabilidad aprendes a considerar, a tener en cuenta al prójimo.
Todos en algún momento nos encontramos encerrados en nuestro pequeño ego, entonces dejamos de ver a los demás. "Si no los vemos es como si no existieran".
Es importante que reconozcas cuando estás en ese estado de separación y que seas consciente de como le afecta a los demás . Por eso es fundamental que tengas presente al otro, que lo veas, que le des existencia.

DESDE LA CONCIENCIA DE MI SER UNIDA A LA CONCIENCIA DE TODO LO QUE ES, LO QUE ME CONECTA CON MI PRÓJIMO ES... TE VEO.

¡¡¡¡Que bonito es este saludo de una tribu africana!!!!:
SAWABONA. Que significa: "Yo te respeto, yo te valoro. Eres importante para mi"
Y su contestación:
SHIKOBA. Que significa: "Entonces yo existo para ti"


Reflexión: "Queremos cambiar el mundo, pero a veces un cambio en nosotros nos parece un mundo"


Namaste
"Mi alma saluda a tu alma"
Mª Carmen (YENTDA)



EL YOGA QUE PRACTICAMOS EN YENTDA

Observando nuestro movimiento interior, sintiendo nuestra música...

Un saludo al espacio con un toque de campana nos hace recordar el sitio al que entramos.
Yentda te recibe en un espacio cálido y confortable, propio para que te instales en el aquí y ahora. Es un momento para ti, para desconectar y escucharte. Cada sesión es una invitación al auto-conocimiento , a la serenidad, a equilibrar las energías y a tener un cuerpo más fuerte y más flexible.
¿Comenzaremos con?
Tratak (atención a la vela)
Toma de consciencia del aquí/ahora.
Tai chí.
Una pequeña meditación.
O algo nuevo. Vamos cambiando.
Seguimos con una serie de asanas:
Observo, percibo, siento.
La quietud de la postura es una invitación a ir hacia dentro, relajo y estiro un poco más. Parece mágico!!! Sin forzar, solo con el abandono en la postura nos damos cuenta de como avanzamos en las asanas de elasticidad; y sentimos como nos vamos haciendo también más flexibles por dentro.
El yoga tiene esta magia, cuando trabajas una parte redunda en las demás.
Llega el momento de practicar pranayama (técnicas de respiración).
¡¡Parece increíble como podemos jugar con la respiración!! Llevándola aquí o allá obtenemos resultados diferentes y comprobamos como se beneficia nuestro organismo con esta práctica. Algunos recuerdan que antes de practicar yoga nunca habían prestado atención a su respiración.
Pasamos a realizar alguna vinyasa, que son asanas encadenadas que interactuan con la respiración. Pasamos de asana en asana, inhalando y exhalando, creando una maravillosa fluidez en el movimiento.
Os recuerdo: sonríe, relaja el gesto; y es estupendo ver la luz que se asoma a vuestra cara al sonreír.
Quizás practiquemos algún bhanda. Estos cierres nos ayudan a reconducir la energía, nos hace sentir muy bien.
Te recuerdo: espalda recta, ombligo hacia adentro. 
Y seguimos la clase.
Quizás hoy toque reflexionar sobre algún tema. Ya hemos hablado de chakras, medicina china, alimentación, emociones, hoponopono, el camino de en medio, la compasión, etc.
Y poco a poco vamos llegando al final de la clase. Percibo el cambio que habéis experimentado, ahora más relajados y más centrados.
Pasamos a los movimientos de la pelvis. ¿Tocará leer un cuento?
Por último el merecido Savasana. La relajación nos transporta a un merecido descanso. Permitimos que la música fluya a través de nuestro cuerpo y la armonía que experimentamos nos prepara para entonar el mantra de despedida, compartiendo la Unidad que somos, resonando a coro con el universo.

Mª Carmen (Yentda)



2 comentarios:

  1. Ohhh....Leyéndote me has retrotraído a tus lindas clases... Mi linda maestra...
    Tanto aprendido y vivido que poder enseñar ahora. Sólo cuando uno crece...Y "me llevaste tan bien de la mano" que sólo puedo sentir agradecimiento hacia ti. Un antes y un después en mi vida. Me abriste las puertas de lo que soy ahora...Y lo que queda!
    Eternas gracias y todo mi amor.
    Mónica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Monica, el haberte acompañado en tu proceso de crecimiento en la practica del yoga ha sido para mi una bonita experiencia.Me llena de orgullo ver en lo que te has convertido : una buena maestra de yoga.
      Gracias por las bonitas palabras que salen de tu corazón, y recuerda : Siempre unidas por el puente de luz azul (del Tibetano del Corazón)
      Te quiero un montón, Om shanti

      Eliminar